Hace poco leí un articulo que hablaba de si es cierto o no, que los hijos son los que eligen a los padres antes de llegar al vientre. Y eso me hizo pensar en muchas cosas que quiero compartir y quiero que reflexiones conmigo. Es un tema complejo y extenso de exponer, y te confieso que me costó escribir en resumen, pero aquí voy!.

 

Elegidos o no

Según las distintas creencias: se afirma que las almas se reencarnan, las mentes se reencarnan o definitivamente no existe la reencarnación. Pero la idea que a mi si  me gusta creer, es que elijamos o no a nuestros padres, existimos en este mundo por y para un propósito y aunque muchas veces se cree que es «mejorar el mundo», me parece que lo mas preciso es que nuestro propósito es aprender sobre lo que debemos sanar, mirar o enseñarnos. Es por esto que me di cuenta que efectivamente creo que sí elegimos a nuestros padres, nuestra familia y sus circunstancias.  Entre parentesis, si te interesa el tema: hay un http://www.anidando.cl/wwwmedimascomco-citas-en-linea/ de Robert Schwartz, que habla en extenso sobre esto, lo recomiendo!.

Bueno volviendo al tema… Creo que los hijos eligen a los padres y en particular a la madre (la elección al padre merece otro post),  por la esencia del cómo es la madre. Que quiero decir: sucede que muchas veces cuando estamos a la espera del bebé tan soñado, se presentan una serie de situaciones y circunstancias que empiezan a cambiar el cómo somos. O a potenciarlo de tal manera que nos transformamos por un rato en otra persona. Por ejemplo: si a mi me  cuesta quedar embarazada «rápidamente» (vivencia «extrema»), empiezo a ponerme ansiosa, insegura,  controladora, mal genio, depresiva, etc, etc y aparecen los miedos, las creencias y las barreras que en lo concreto me están impidiendo recibir a este bebé. Y es super natural que pase y está bien, todo está bien, tranqui. Lo realmente importante es mirar todo eso que aflora explosivamente en ti, en estas circunstancias «extremas» y saber qué te está mostrando una realidad de lo que tu eres, de tus vivencias y memorias calladas y guardadas en ti.

Muchas veces sucede que en el momento en que no podemos embarazarnos es cuando más sensible y despiertas somos de nosotras, porque estamos pendiente de todo, todo lo que estamos haciendo y no haciendo, para que el x tratamiento/método dé resultado, pero ¿Cuán atenta y ocupada estamos de lo que sentimos en esos momentos?.

Los hijos eligen por la esencia

Retomando el … los hijos eligen… a la madre, por la esencia del cómo es la madre… quiero decirte que mi idea y percepción es que cuando logramos hacer que emerja la mujer en esencia que soy, es cuando el cuerpo, la mente, el alma y la energía están abiertas para recibir este nuevo ser.

Y que emerja la esencia no significa que salga a la luz la mujer feliz, sonriente y sin rollos; sino la mujer feliz y la triste, la mujer segura e insegura, la mujer cobarde o valiente, la que se te atreve o la inhibida. Recuperar la esencia es abrazar nuestro negro y nuestro blanco. Es ser verdaderas y honestas. Creo que los seres mágicos que son las almas de los bebés, no eligen a «cualquiera» eligen a quien empieza a volver a su centro, o a encontrarlo, cualquiera y cómo quiera que sea este.

Dos variables que me hacen seguir pensando en lo factible de esta idea:

  • Típico que pasa que cuando dejas de intentar embarazarte,  paf!, llega la guagüita!… ¿lo has escuchado?… Yo sí. Y no sé si suceda sólo porque como dicen «te relajas», si no porque vuelves a recuperar tu centro (y relajación también!), el cómo eras antes de ¿me vas entendiendo?.
  • Si intentas embarazarte y entre medio de eso, cumples con algún proyecto que tenías pendiente, uuhh, llega la guagüita, porque:
    • 1. Al soltar la idea de embarazarte, el cuerpo deja de luchar para mantener la resistencia a que eso no suceda y dice acá no hay nada porque pelear y deja que la vida fluya.
    • 2. Si te dedicas a cumplir con otros sueño «pendientes», demuestras y vuelves a traer la valentía y fuerza de mujer y por sobre todo te trae de vuelta: la creación, la energía de vida y la fertilidad propia de la esencia de las mujeres.

Las almas de los bebés creo que no quieren a las mujeres enmascaradas, si no a las mujeres verdaderas y honestas que se hacen cargo de lo que son y de lo que no son.

Y ¿Qué crees tu?.

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment