Quien Soy

Mi camino

Soy Daniela Vargas Riveros, Chilena residente,  mujer, feliz esposa, aprendiz de mamá y terapeuta de corazón. Apasionada por entender y contribuir a la sanación femenina.

Me especializo en Flores de Bach, Masaje Shiatsu, Biomagnetismo,  Auriculoterapia, Reiki y en Respiración Ovárica Alquimia Femenina.

Conocí las terapias complementarias después de una recurrente enfermedad y posterior dificultad para embarazarme, que me hicieron entender que la medicina tradicional es insuficiente y limitada. Así, supe que hay algo más por descubrir para poder sanar y recuperar la fertilidad. Me encontré con la sabiduría del cuerpo y entendí que cada patología me entregaba un mensajes que debía atender.

Aprendí a curar profundas heridas. A cuidarme y a amarme y eso me hace hoy una mujer más empática.

Busco compartir mi experiencia y despertar la consciencia de quienes están o han estado en esta misma etapa.

La dificultad de mi embarazo

Fui sentenciada como potencialmente infértil desde los 14 años, cuando después de mi menarquia me diagnosticaron ovarios poliquísticos.  Para qué decir lo traumático de las visitas al médico y exámenes desacertados. Que error!, hoy entiendo que la información es poder y sanación. A lo largo del tiempo, mi femineidad fue afectada por distintas secuelas de huellas  que tuve que abrazar y sanar. Crecer.

La dificultad mayor llegó al momento de querer embarazarme, nuevamente! los  ovarios poliquísticos fueron tema. Se presentó una endometriosis que si bien no es dificultad para lograr el embarazo, fue el impedimento para mi médico (mal llamado doctor). Decidimos operar, pero  a la mujer sabia en mi, le incomodó esa decisión y decidió despertar.  Esta acción empezó a acercarme al poder de las terapias complementarias, me abrió los ojos y el corazón a los mensajes del cuerpo y me demostró que la fertilidad y femineidad van mas allá de un cuerpo físico, exámenes y medicamentos.

Hoy entiendo el para qué de mis ovarios poliquísticos, el para qué de mi endometriosis y el para qué de las enfermedades femeninas que nos visitan. También tu lo irás descubriendo a lo largo de este blog. Lo importante es saber, despertar, ser conscientes.

La bendición

El embarazo me costó 4 años. Pasé por todas las emociones y pensamientos y me preguntaba una y otra vez “si todo esta médicamente bien, ¿¡por qué no me embarazo!?”. Mi intuición y confianza en la sabiduría femenina me llevó a no conformarme con las respuestas de la ciencia, así que decidí tomar terapias que me hicieron entender dónde estaba mi bloqueo.

Crecí y finalmente logré mi objetivo. Hoy quiero compartirlo con todas las mujeres que estén pasando por lo mismo.

Felizmente hoy junto a mi marido y llena de agradecimiento tengo un angelito muy pequeño en el cielo y un hijo nacido el 2015 junto a nosotros. Él es mi mayor motivación para demostrar que sí se puede cuando tienes información, apoyo, orientación correcta y por supuesto! voluntad divina.