Dejando de lado las influencias externas que podamos tener al momento de decidir querer ser madre/padre o no, hay algo que es más torturador mentalmente: «El porcentaje de fertilidad disminuye con la edad», básicamente porque nuestros óvulos son finitos y los espermios disminuyen en calidad. Pero ¿el famoso «Reloj biológico»y la edad fértil son tan cortos como nos han hecho creer?.

Hay hombres que se afligen y culpabilizan por tener sólo mil espermios, no millones como «debería ser». Pero lo cierto es que:

Para que se concrete una fecundación, se necesita 1 espermio, 1 óvulo y 1 nido saludable y fértil.

Sí!… esa es la concretísima verdad. Lógicamente dirás que: Pero, al tener 1 millón de espermios compitiendo por llegar a la reina madre, hay muchísimas posibilidades de concebir. También es cierto!, pero lo que quiero que entiendas es que nos basta con uno y uno.

Un espermio en buenas condiciones, vital, ávido de generar vida y un óvulo sano, vital, preparado, calientito, receptivo para anidar la vida, es suficiente. Y estas células sexuales están hasta avanzada edad, lo importante es que lleguen en buen estado. Cuando comprendas eso, te quitarás el peso de la edad.

Hay países que no creen en el reloj biológico y las mujeres son fértiles hasta muy avanzada edad.

La dificultad no está en la disminución de la cantidad de ovocitos, si no la calidad de vida que estamos llevando para que estos se vean afectados negativamente.

El óvulo selecciona al perfecto.

Más de 200 millones de espermatozoides son la media en cada eyaculación. Tendrán que sobrevivir al ácido de la vagina, pasar el cuello del útero, engañar a los glóbulos blancos que atacan a cualquier invasor del cuerpo, remontar el sendero peligroso y angosto de las trompas de Falopio (también llamadas tubas uterninas) y al final, llegar al óvulo. El que, según una creencia, es el que deja entrar sólo al mejor espermio. Así que chicas: como verán la tarea del espermio es ardua y si el compañero que ustedes tienen al lado no se ocupa de cultivar sus mejores semillas, díganle que nuestra reina madre no los dejará entrar.

Lo mismo sucede con las inseminaciones, sólo espermatozoides seleccionados son destinados para fecundar al óvulo.

Así que hombres: a cuidarse también. Les dejo un estudio que revela la existencia de su «reloj biológico». A ocuparse tanto como nosotras. Link Aquí.

El embarazo es de cuatro

Óvulo-espermio-útero-corazón.

Independiente de la edad que tengamos, lo clave es también cuidar el nido, pues aunque nos cueste por alguna razón conseguir las semillas para engendrar, en un útero sano será mucho más fácil.

Y cuando empecemos a prestarnos atención y a conocer nuestro cuerpo sabremos precisamente cuándo ese óvulo estará disponible y dispuesto a cumplir con su misión.

Una vez más el llamado es a  ser conscientes de lo que estamos haciendo con mi cuerpo, mente, emociones y energía vital, para llegar a embarazarnos.

 

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment