Esta semana me he topado en consulta, con el tema de las bajas energías, las bajas vibraciones. Y me pareció importante destacar o dar a conocer ideas de cómo subir las vibraciones energéticas del cuerpo, que tanta falta nos hace. Te lo diré en palabras sencillas, precisas y  cercanas.

Pero primero:

¿En qué nos beneficia elevar nuestras vibraciones/ondas?

En que nos  sentimos bien, felices y nos volvemos un campo fértil, en todos los sentidos, más sanas y despiertas. Podemos acceder a niveles de conciencia y consecuencia con el hacer, sentir y vivir. Y en que también atraeremos/sintonizaremos (y proyectaremos) vibraciones elevadas y sanadoras. Porque mi estado interior se refleja en mi exterior.

Las vibraciones/ondas del cuerpo están en resonancia con:

Nuestros anhelos cumplidos, nuestro entorno, nuestra conciencia, nuestra coherencia y nuestros actos en general.

Y en la medida que atiendo estas áreas, puedo acceder a manejar y mantener mi nivel vibracional alto.

Pero ¿cómo lo hago? ¿Cómo elevo mis vibraciones?

Acá quiero decirte que mal se cree que elevamos nuestras vibraciones, solamente meditando y siendo más “espirituales”, término bien extraño porque, tal como muy bien dijo la Leti querida y así también lo creo:Todos somos seres espirituales, porque todos tenemos espíritu… 

Pero bueno, para elevar las vibraciones y disfrutar de unas sintonías más felices y plenas, debes:

  1. Ser consecuente con lo que quieres y con lo que haces.
    Yo quería embarazarme, pero odiaba las condiciones de mi trabajo e iba “a la rastra” a la oficina. Como supondrás llegaba destruida y media muerta por dentro, en la noche a mi casa. Y el cuerpo gastaba más energía en repararme de este daño que en dedicarse a cumplir mis deseos.
  2. Hacer algo para alimentar tu alma.
    Lo que sea. Leer, tejer, caminar, plantar, etc., lo que sea necesario para que tu ser interior sienta que estamos haciendo algo por ella/el. Un regaloneo. Una tarea pendiente que por mas pequeña e insignificante que sea, está ahí pendiente a que la cumplas.
  3. Rodearte de todos los que te hacen bien y alejarte de quienes te contaminen con envidia, celos, cahuines, etc.. Presta atención a cómo te sientes cuando están con una u otra persona y elige pasar más tiempo con quien te “haga mejor”.
  4. Dejar de una vez, las auto críticas super destructivas que nos lanzamos como dardos cada día. Y llenarnos de halagos. Que si te cuesta creerlos: repítelos y repítelos, hasta que tu mente lo acepte como una realidad.
  5. Cambia de una vez lo que no te hace bien o te molesta. Por ejemplo: si eres rabiosa, decide ver el porqué de tu rabia y elige hasta cuando quieres que se quede contigo y te dañe.
  6. Acá van varias juntas: Comer alimentos vivos, llenos de energía; amar tu cuerpo regalándole movimiento; presenciar y apreciar el día a día con gratitud; abrazar algo/alguien que amas; disfrutar de lo simple… y
  7. Meditar.

Como verás el meditar, para mi, está al final de la lista porque si bien es muy importante y necesario hacerlo para subir nuestras vibraciones, ya viste que hay un montón de cosas que ayudan a lograrlo. Nada especial ni difícil de alcanzar. Lejos de lo “complejo”, lejos de pedir que nos transformemos en Yogis o seres más “espirituales”.

Podemos ser tal cual somos hoy y ocuparnos de elevar nuestras vibraciones para sintonizar con lo positivo del mundo y para realzar nuestra vida feliz y plena.

Nada difícil de poner en práctica, ¿cierto?.
Do it!

Un abrazo.

 

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment