Infertilidad femenina: un fantasma que nos persigue cuando empezamos a pensar en el embarazo y este no llega tan pronto como deseamos. Pero: ¿después de cuánto tiempo de intentar debo pensar en pedir asesoría?. Voy a comentarte lo que he aprendido según mi experiencia y el de otras mujeres.

Infertilidad femenina… ¿será mi caso?

Después de enamorarnos de la idea de embarazarnos, llegamos al médico contándole nuestro deseo, nos pide una serie de exámenes, dice que dejemos de tomar pastillas o cualquier método anticonceptivo y nos sentencia (como si fueramos todas iguales!!), a esperar doce meses «pacientemente» la llegada del bebé de forma natural, sino deberemos pensar en algún tipo de tratamiento.

Según mi experiencia y lo que he sabido, aconsejo lo siguiente. Todo va depender del estado de ansiedad que se despierte en nosotros con el tema de la posible infertilidad femenina. Es decir, si puedes esperar si mayor inquietud, ni ruido mental de seis a doce meses, genial!, pero si al mes 5 ó 7 ya las dudas te consumen gran parte del día, pide consejo.

En particular recomiendo desde los cuatro meses de «estar en campaña»o antes si quieres, empezar a buscar información con tranquilidad. Porque sucede que cuando llegamos al mes número once y no hemos conseguido el embarazo, el nivel de ansiedad se dispara y ya es mucho más difícil empezar a tomarlo con calma.

Información del terror

Cuándo empezamos a buscar en Internet, aparece demasiada información que puede precisamente perturbar tu idea de que esto va resultar un proceso sin mayores complicaciones ni demora. Nos encontramos por ejemplo con información de infertilidad femenina, dificultad para embarazarse, intoxicación de los anticonceptivos, problemas ginecológicos, etc, etc.. Y lo único que conseguimos con toda esa información es aumentar el estrés, la presión y la ansiedad que significa «esperar con paciencia» este periodo (cada vez más eterno) señalado por los médicos.

Doula en Fertilidad

Por otro lado también sugiero, tempranamente, contactarse con alguien más preparada en el tema, algo así como una  Doula en Fertilidad, no a manera de preocupación suponiendo que el proceso natural no va funcionar, si no todo lo contrario: para que aclare tus dudas,  te ayude a mantener el equilibrio en todos tus cuerpos, mejore tu salud y te guíe para que puedas disfrutar del proceso de manera tranquila y sin presión.  Recuerda que lo principal es TU tranquilidad y si eso lo consigues acompañándote de alguien que te entienda desde el primer momento. Hazlo! digan lo que digan. Se consciente de ti y lo que te incomoda o acomoda. Deja la individualidad, el «no necesito ayuda». Hay muchos corazones dispuestos a ayudarte.

Así fluirá más rápido el proceso de embarazarte, porque el propósito va estar centrado en tu bienestar, tu salud mental, tu equilibrio energético y emocional, entonces se crearan todas las condiciones precisas para gestar, haciendo más fácil el proceso.

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment