Una de las cargas pesadas que llevamos las mujeres es el autoreproche, autocastigo, autoperfección y autoexigencia en casi todas las cosas que hacemos. El embarazarse no está libre de estos sentimientos  y sobre todo de una de las peores emociones que dominan nuestras acciones: la culpa.  «No me embarazo y es mi culpa». ¿Qué hacer con ello?.

Las mujeres por naturaleza somos buenas para culparnos y es un sentimiento que se nos ha inculcado desde pequeñas, ya sea por religión (¿quien mordió la manzana…?) o por simple crianza restrictiva de modelos de estilo patriarcales: los hombres ganas más sueldo, comen el plato más grande, hablan primero, etc.

Venimos de una sociedad que nos ha querido sumisas, culposas y así nos hemos comportado. Dándole el gusto, sin querer, a los demás. Sobre todo con los hijos: «es que mi mamá quiere..», «es que mi marido quiere…», «pero cómo ¿no quieres ser mamá?», etc.. Todas frases de deseos ajenos que cuando no logramos satisfacer, terminamos sintiéndonos derrotadas y llenas de culpa.

Pero ¿que hay detrás de sentir esa culpa? :

Ideas pre concebidas tatuadas en nuestro inconsciente, que están limitando nuestra fertilidad.

El exigir que las mujeres seamos y rindamos igual que los hombres nos aleja de nuestra esencia. Mal se dice que: si lloramos: somos débiles; si nos mostramos sensibles: andamos con la regla; si expresamos nuestros sentimientos y hablamos con libertad: somos complicadas; si menstruamos: andamos no dispuestas (indispuestas) y así…. Cada una de estas creencias, menoscaban a la mujer y buscan ponerla en un peldaño más abajo. Y ha sido tanto tiempo de lo mismo que nos han convencido de que tenemos la culpa de todo, casi simplemente, por ser mujer.

Y no digo que esté mal o seamos incapaces de tomar «roles masculinos» (eso me parece hermoso!), simplemente hago notar que como sociedad es condenado ser mujer y ver y entender eso nos ayuda a perdonarnos esas culpas que mal asumimos.

«No me embarazo y es mi culpa»

Con todo esto quiero decirte que la dificultad para lograr el embarazo, no es tu culpa, probablemente de nadie. Tenemos una parte de responsabilidad, sí, pero la culpa está asociada a un castigo y eso nos daña y limita mucho.

Hemos juntado creencias impuestas o adquiridas + un estilo de vida exigente y competitivo + la imposibilidad sentir las emociones libremente y todo ha repercutido en nuestra esencia fértil.

Nadie elige no ovular o que los óvulos no maduren o que se le tapen las trompas o desarrollar endometriosis o no fecundar en una fertilización asistida, etc.. Nada es nuestra culpa consciente. Todo sucede por una razón detrás y cuando aprendemos a mirarla, nos liberamos de esa carga.

Hoy debemos mirar con los ojos del corazón para conectarnos con nuestro cuerpo. Entender qué nos dice, qué nos falta, qué nos alerta. Las mujeres estamos en una época difícil y debemos ser delicadas, amables y amorosas con nosotras mismas y la culpa se aleja de eso.

Mi culpa

Yo crecí con la culpa de que me costaría embarazarme porque tenía ovarios poliquísticos (me lo tatuaron a los 13 años) y eso me tenía en un circulo vicioso. Yo no quería estos quistes. Pero cuando vi que me estaban mostrando falta de seguridad en mi y en la fuerza de mujer, les agradecí. Así rompí con la resistencia de la negación, empecé a entender y a recuperar la fuerza y fertilidad.

Dolores, pero honestos

Hemos vivido en opresión y desigualdad por muchos años  y es hoy, cuando estamos recuperando el poder de la mujer.  Esa mujer que está volviendo a decidir, a elegir con el corazón, conscientemente, sin temor a ser pisoteada por el poder masculino. Siento que estamos empezando a dar la vuelta y hagámoslo sin culpas.

Para recuperar nuestro poder creador, primero dejemos de convencernos de «No me embarazo y es mi culpa».

Sí, debemos ser honestas sobre todo con nosotras mismas. Es a veces muy difícil ser valientes y conscientes y decir: «en realidad ahora no estoy bien para ser madre» ó «no quiero ser madre de un bebé», etc., y está bien!!, es perfecto!! no tenemos que cumplir con imposiciones de la sociedad.

Debemos empezar a crear desde el alma no desde la cabeza, esa es la manera que recuperaremos nuestra fertilidad – Sajeeva Hurtado.

Otra mirada

Te dejo un enlace de una web de Reproducción Asistida. Trata tambi´´én sobre el Cuidado emocional de la dificultad para embarazarse. De seguro te reflejará en algún sentido y aporta consejos. Espero también te ayude www.institutobernabeu.com

 

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment