Un factor importante a considerar en el proceso de quedar embarazada, es las creencias que tenemos sobre el embarazo. Lo que es muy importante porque estos ejerce influencias que bien potencian o detienen el proceso de conseguir el embarazo.

 

En palabras de la Dra Christiane Northup.

Especialista en salud femenina.

Christiane-Northrup
Christiane-Northrup

“Un pensamientos sostenido en el tiempo y repetido muchas veces, se convierte en creencia… si no trabajamos en cambiar pensamientos autodestructivos, esos pensamientos y emociones reprimidas nos predisponen al malestar físico, debido al efecto bioquímico que tienen nuestras emociones en nuestro sistema endocrino e inmunitario”.

“Muchas personas sometidas a un estrés constante creen que es un estado del que no se puede salir  y por eso su cuerpo libera constante sustancias que incapacitan al sistema inmunitario para destruir y atacar ciertas células cancerígenas. Sin embargo no es el estrés lo que causa los problemas al sistema inmunitario, sino mi creencia de que no puedo cambiar este estado de estrés de mi cuerpo o bien no hago nada por mejorarlo. La percepción siempre se puede cambiar y esta es la clave para mantener la buena salud”.

Pienso y luego me embarazo

Como habrás escuchado los pensamientos construyen realidad. El pensamiento no distingue entre pasado, presente, futuro, realidad, ficción, por lo mismo puede convertirse en tu aliado o tu enemigo.

Funciona así: pensamos algo y empezamos a darle vida a esa idea a través de la bioquímica: segregando hormonas, haciendo conexiones neuronales,  movilizando nuestro cuerpo, cambiando nuestras actitudes, nuestras acciones, nuestro sentir sobre el tema del que hayamos pensado.  Los pensamientos se vuelven creencias que se enraízan muy profundamente. Estas creencias están en nuestra mente pero repercuten en cada una de los órganos de nuestro cuerpo.

Por lo tanto es importante prestar atención a cuáles son las ideas que tienes sobre el embarazo.

Algunas más comunes:

«Es un proceso largo, difícil»;
«Perderé mi libertad»
«Lo hago porque mi pareja quiere»
«Quiero pero me da miedo lo que diga la gente»

«No descansaré nunca más»
«¿Seré buena madre?» «¿seremos buenas madres?
«Me pondré fea, dejaré de ser sexy,  mi marido no me querrá»
 «Me saldrán estrías»

A veces tenemos miedos injustificados y el poder del inconsciente es muy fuerte y si estas ideas ya están enraizadas en ti, lo único que haces es entregar el mensaje constante de que el embarazo no se produzca.

Nuestro cuerpo está compuesto por células vivas, que guardan información del ambiente, de tus ancestros, de tu mente. Recuerda que ellas también reaccionan a la información que tú les estás entregando a cada instante.

En consciencia

La clave está en preguntarse ¿cuáles son las ideas que tengo sobre el embarazo? Y de haber algunas que detectes como barreras, preguntarse ¿es correcta esta idea o no es más que una creencia injustificada?, ¿cómo cambio esta idea?. Quizás es bueno también prestar atención a tus ideas y sentimientos reales sobre tu pareja, por ahí quizás también hay freno de ser padres.

Para que se concrete el embarazo, necesitamos que nuestros cuatro cuerpos fluyan sin dificultad. Necesitamos abrir el paso para el camino y cuando sacas tus barreras mentales, liberas la energía bloqueada y le entregas a tu cuerpo inconsciente una herramienta más para que empiece a trabajar de manera efectiva en tu propósito del embarazo.

 

 

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment