Te he dicho muchas veces que la fertilidad es una suma de factores en juego. Por lo tanto para poder despertar la fertilidad hay que trabajar varias áreas. Lo que quiero entregarte ahora son acciones que, en conjunto, te ayudarán a cambiar tu energía y desbloquearte para mejorar tu capacidad gestora.

Super importante!: La tendencia es volver a lo menos/lo más básico. Deja de buscar recetas complejas o con ingredientes exóticos. Busca lo que tienes a la mano. La naturaleza es tan sabia que pone a nuestra completa disposición elementos que nos ayudan a sanar Esta es la magia de lo simple.

Aquí van:

  1. Cada mañana has cuatro respiraciones profundas. En la primera: inhala por la nariz sintiendo como se inunda de aire tu pecho y exhala por la nariz; en la segunda: inhala profundo y en la exhalación elimina por la boca alguna realidad que te esté impidiendo comenzar bien la mañana, imaginando que sale de tu cuerpo por la boca; en la tercera respiración: inhala e imagina que entra vida a tu útera, salud y amor, y en la exhalación siente esto. En la cuarta: inhala profundo por la nariz, y exhala agradeciendo la vida.
  2. Cada mañana al levantarte agradece un día más de vida, una útera viva, latiendo. Si no tienes el órgano físico, está de todas maneras el órgano energético. Pon tus manos sobre tu pelvis.
  3. Bebe a diario y en ayunas un vaso de agua tibia, con limón, jengibre y una cucharadita de vinagre de manzana. Si no tienes jengibre: sólo limón… si no tienes vinagre: limón… si no tienes limón: vinagre. Recuerda: volviendo a la magia de lo simple.
  4. Agrega a tu dieta diaria, un puñado (tuyo!) de frutos secos. Si crees que engordan… sí, es cierto, pero solo si comes medio kilo diario, de lo contrario solo te aportan beneficios. Si te los comes sin poder detenerte porque son muy deliciosos, con el tiempo te darás cuenta que al pasar a ser parte de tu dieta, podrás ingerir una porción mesurada, sin ansiedad!.
  5. En algún momento del día, “suelta” el control de algo. Y ve como te sientes. Por ejemplo: yo, suelto el control sobre el cómo “debe” mi compañero de vida, vestir/alimentar/hacer dormir, a nuestro hijo. Sintiendo: él lo hace perfecto a su manera. Aunque cueste, decido soltar. Prueba. Verás que es aliviador.
  6. Cada noche frente al espejo mírate a los ojos y di “me encanta lo … que soy“. (Elige cada noche algo nuevo. Por ejemplo: “me encanta lo fértil/creadora que soy”.  Para que el cuerpo responda, crea primero esta realidad en tu mente). Y luego di: “Agradezco y dejo ir lo … que soy” (elige algo que no te agrade).

Cuándo cambiamos hábitos incorporando acciones que yo intenciono como sanadoras y potenciadoras de …, cambia nuestra mente, cuerpo y espíritu. 

No me creas. Compruébalo tu misma.

Un abrazo enorme.

*La imagen corresponde al árbol sagrado que está en mi patio. Intenciono mis deseos y miedos en él y mira que frutos mas lindo me da 😉 . Amo profundamente y disfruto lo simple que la naturaleza pone en mi hogar.

 

 

Author

Terapeuta con el corazón puesto en la sanación femenina y en recuperar la fertilidad para conseguir el embarazo deseado.

Write A Comment